Un Mensaje

¿Alguna vez te has preguntado qué nos pasa después de la muerte?

Pascal, un gran filósofo y matemático dijo que nuestra vida es un volado cósmico:

A) Si tú escoges NO creer en Dios: (ese es el primer lado de la moneda) puede suceder lo siguiente:

  1. SI EXISTE — entonces lo habrás perdido todo.
  2. NO EXISTE — entonces ¿ Qué habrás ganado?

B) Si tú escoges creer en Dios: ( El otro lado de la moneda). Puede suceder lo siguiente:

  1. SI EXISTE — habrás ganado todo.
  2. NO EXISTE — no habrás perdido nada.

De estas premisas, Pascal concluye que es más lógico creer en Dios y tener seguridad por la eternidad, que decidir no creer y apostar tu alma a que tú estás en lo correcto.

¿Quisieras estar seguro de ir al cielo y pasar la eternidad con tu Creador?

A continuación unos pasos importantes que tomar. Son pasos muy personales y serán los pasos más importantes de tu vida. Aquí está cómo puedes tomar la decisión de tener vida eterna:

Primero que nada debe quedar claro que: Nosotros estamos separados de Dios. Rom. 3:23 dice, “Por cuanto todos pecaron y no alcanzaron la gloria de Dios”. Hay un increíble abismo que nos separa de Dios y la vida eterna al otro lado. Ese abismo es nuestro pecado, algo que Dios no puede soportar. Todo lo que hagamos no es suficiente para lo que Dios espera de nosotros. Me doy cuenta de que yo como todos los demás, somos pecadores y nos quedamos muy lejos de la perfección que Dios pide. Algunos pueden pensar que haciendo buenas obras y tratando de ser buenos pueden lograr ir al cielo. Al fin que Dios no puede ser tan estricto ¿Verdad? Efesios 2:8-9 dice: “Porque por gracia habéis sido salvados por medio de la fe y esto no de vosotros sino que es don de Dios, no por obras para que nadie se gloríe”. No importa lo que tú o yo hagamos como, orar, ir a la iglesia, amar, dar, leer la Biblia … ¡Nunca lo lograremos de esa forma!

Es casi como esto…

Si tú y yo comenzamos a nadar hacia Australia desde México, tal vez tú lograras llegar más lejos que yo, pero ninguno de los dos lo logrará jamás, a pesar de todas las obras buenas que hagamos, nos quedaremos cortos a lo que Dios espera de nosotros. ¿Qué es entonces lo que Dios espera de nosotros? Afortunadamente para nosotros, no demasiado. Solamente una cosa:

Juan 3:16 “Porque de tal manera amó Dios al mundo que dio a su hijo unigénito para que todo aquel que cree en Él no se pierda, más tenga vida eterna”.

Me gustaría definir algunas cosas que quizá no estén muy claras:

Primero: “dio a su Hijo”. Esto significa que Dios Hijo vino al mundo hace 2000 años a morir por mis pecados y tus pecados.

Segundo: “ No se pierda”. Quiere decir vivir en el infierno por la eternidad sólo en la oscuridad y en el lago de fuego.

Tercero: “Vida Eterna” Esto significa que si creemos en Cristo como nuestro salvador personal, recibiremos el regalo más grande de todos: el privilegio de vivir eternamente con Dios nuestro Creador.

Esto es lo que pasa cuando nosotros creemos (confiamos) en Jesucristo (solo en Él) como nuestro salvador: El abismo del pecado que nos separa de Dios ahora es cubierto por Cristo y lo único que necesitamos hacer es simplemente creer en Él como nuestro salvador personal para cruzar a la vida eterna.

La decisión es sólo tuya.

Dios está esperando poder ayudarte . ¿Te gustaría tomar esa decisión ahora mismo? Todo lo que tienes que hacer es una pequeña oración a Dios. Aquí hay una que te puede servir de modelo si la quisieras hacer:

“Dios, sé que yo soy un pecador y merezco ir al infierno. Me doy cuenta que no puedo ir al cielo por mí mismo. Creo que Cristo murió por mis pecados y que resucitó de los muertos para esperarme en el cielo. Por favor entra a mi vida y cámbiame. Gracias por la vida eterna, en el nombre de Jesús, Amén”.

Si hiciste esta decisión con todo tu corazón… Puedes estar seguro de que tienes vida eterna, una esperanza y un propósito para vivir ahora.

Ahora, ¿Qué hacer?

Aquí algunas cosas que pueden ser buenas:

  1. Encuentra una Iglesia que enseñe la Biblia y solamente la Biblia.
  2. Ora a Dios para tener una relación personal con Él.
  3. Lee tu Biblia. Algunos libros para empezar son Juan y Romanos, pero tú puedes leer cualquier libro que quieras.

¿Preguntas?

Si quieres saber más, o tienes cualquier pregunta mándanos un correo electrónico aquí.

Buscar Sermón: